Cavoequiva – Por los derechos humanos

La historia de una chica que consiguió salir de una triste vida de niña callejera

Han pasado ya varios meses desde que Aya * llegó a Cavoequiva. Clément Irié Bi, fundador y director de la ONG, recuerda aun sus ojos de niña y su pequeña estatura cuando la vio dentro de un grupo de niños sin hogar. Vinieron a pedir comida en el centro de tránsito comunitario de la ciudad. Hoy en dia, Aya ha vuelto. Aunque haya regresado sin la compañía de los niños de la calle, no había venido sola.

Mientras se asomaba por el marco de la puerta, Aya llevaba un bebé en su cuerpo.

Aya nació en un pueblo remoto en Costa de Marfil donde pasó su infancia con sus padres. Fue traída a la capital, Abiyán, por su tío, quien la colocó en la casa de una mujer para quien la niña vendía pequeños objetos. Constantemente acusada de robo por la dueña de casa, fue finalmente expulsada una noche solo meses después.

Cuando Aya comenzó su vida en la calle, no tenía más de 9 años.

Paralizada por la impotencia, se unió a un grupo de niños sin hogar que pronto se convirtieron en su nueva familia en las calles de Adjamé, un barrio pobre de Abiyán. Siguiendo el ejemplo de personas mayores, los niños aprendieron rápidamente a vender todo lo que conseguían recolectar. Sin embargo, las condiciones de vida eran tan duras que cada uno de ellos no podía contar que consigo mismo para sobrevivir en ese laberinto repleto de drogas, violencia y prostitución. Impulsada por la desesperación, Aya decidió vender lo que consideraba su posesión más preciada: su propio cuerpo.

Cuando Aya comenzó su batalla de supervivencia, apenas tenía 12 años.

Han pasado solo unas pocas semanas desde que Aya ha llegado hasta Cavoequiva; en solo unas semanas, ha recuperado su sonrisa y ha comenzado a pensar con entusiasmo acerca de posibles futuros planes de vida.

Reintegrarse a la sociedad. Convertirse en peluquera. Crear una familia. Descubrir sus propios valores humanos …

El centro de la ONG Cavoequiva será su punto de partida para sumergirse en una  nueva vida de optimismo y confianza.

Hoy, Aya tiene casi 16 años.

Con sede en Adjamé, una comunidad de Abiyán también caracterizada por el descontento social y la criminalidad, Cavoequiva forma un hogar para 31 niñas y niños vulnerables que han sido víctimas de abuso corporal o sexual y/o han pasado por la delincuencia juvenil.

La misión de la ONG es la de promover el bienestar social y los derechos humanos, especialmente para mujeres y niños. De hecho la ONG está contribuyendo activamente a la salud comunitaria y la educación escolar a través de la creación de eventos lúdicos de alto alcance en la comunidad.

Fundada en 2003 y transformada en un centro de transición para niños en 2011, Cavoequiva se ha enfrentado a muchos desafíos para satisfacer las necesidades diarias de los niños. Actualmente, su principal objetivo es la reinserción social de los niños en situación vulnerable. Por lo tanto, el centro trabaja en cooperación con la policía local, los centros sociales y el Ministerio de la Mujer, el Niño y la Solidaridad deCosta de Marfil.

Para Clément Irié Bi, esta actividad se ha convertido en un proyecto de vida que requiere más que pura pasión, determinación y perseverancia. Se necesita amor. El amor para todos aquellos a quienes Cavoequiva** puede dar una vida llena de bonitas oportunidades.

Por fin, los niños de Adjamé están siendo escuchados y sus derechos defendidos.


* nombre cambiado por razones de anonimato
** “Cavoequiva” significa: unámonos en  el lenguaje de Guru

 

Deja un comentario

Follow

Get the latest posts delivered to your mailbox: